Orillas. Rubén Grau

El fondo de las cosas no es la vida o la muerte. El fondo es otra cosa que alguna vez sale a la otra orilla: Roberto Juarroz . Poesía vertical (4-I) Orilla, límite, borde del territorio conocido, habitado. De aquello que creemos conocer. El nombre de la muestra de Ramiro Sacco nos habla de su lugar de origen (vive en la ribera de San Fernando donde tiene su taller) su hábitat y su travesía. Pintor, dibujante, poeta, escultor, investiga técnicas ancestrales, la encáustica, la cerámica. Sacco con su búsqueda sincera, profunda, reinicia un camino tan antiguo como el hombre, signar, nombrar, comunicar el asombro, dejar un rastro de la mágica emoción del estar frente a un fluido que ninguna mano puede atrapar, pero que sin embargo el artista intenta hacer visible. Mediante un gesto pictórico fluido a veces estructural, (la estructura-sígnica de los amarraderos y objetos se funden en el paisaje-fondo) y el color apenas insinuado filtrándose entre la bruma cefiral a veces blanquecina, penetra en la orilla que acaricia el vacío (logrando evocar el Vacío o Sunya tan preciado por los maestros taoístas de pintura) manifestado con variedades de matizados blancos sobre blancos o a veces tierras. La obra de Ramiro busca el origen (no sigue modas…), busca la conexión original en el territorio del Arte, de la tradición pictórica que aún se vale de un carbón, un papel, un color, del fluir de la mano. hasta entrar en sintonía con el paisaje-soporte-pasaje a la otra orilla, sin pensamiento en el acto con el hacer, donde mano y sujeto desaparecen y sólo queda ¨el arte en el artista¨. Ramiro es de aquellos artistas que aun formando parte de una generación que vio el avance y la primacía de los medios tecnológicos (y por lo tanto de mayor dependencia de esos medios), busca la conexión mediante los medios tradicionales del oficio, de la pintura–pintura (como él dice) que son las herramientas y el hacer que posibilita esa suspensión, esa conexión, que perfora el tiempo, ese hilo perenne, más allá de las modas y que permite que el Arte desde hace siglos siga siendo Arte. Rubén Grau 2012 Texto para la exposición “Orillas y Apariciones”, Centro Cultural Recoleta. Febrero 2012